domingo, 9 de diciembre de 2012

Síndrome de súbita tristeza postvacacional

 
 
INICIO.
 
 
Silencio.
Lectura.
Paseo junto al río.
Jacuzzi.
Relax.
Paz.
Jardín.
 
 
 
 
 
 
Silencio.
Suena un pájaro picapinos.
Siesta.
Sofá.
El conejo, el zorro, el gato y el perro.
Un poco de sol.
Más sol.
Silencio.
 
 
 
 
 
 
 
Más lectura.
Sauna.
Fotos.
Desconexión neuronal.
Sin cobertura.
Descanso, descanso, descanso...
Silencio.
 
 
 
 
 
FIN
 
:-(


9 comentarios:

  1. Respuestas
    1. El efecto wanderlust es siempre imprevisible... ;-)

      Eliminar
  2. Sin palabras.
    ..... ¿y el gato?, ¿Qué tal se llevó con Noah?.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, no hicimos una presentación oficial, por si acaso, pero creo que se habrían llevado bien... ;)

      Eliminar
  3. Preciosas las palabras...
    Preciosas las fotos...como dice Miguel...enseñar sin mostrar
    Verónica

    ResponderEliminar
  4. pobre Noah que ella quería ver Budapest....
    Mix...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nuestra pequeña Noah se nos congela la pobre si la llevamos a Budapest. La enseñaremos unas fotos, aunque creo que está más interesada en las zanahorias... ;-)

      Eliminar
  5. Las zanahorias son buenas para la vista...

    ResponderEliminar